Blue Flower

Todos hemos hecho alguna vez en la vida, como jugadores o entrenadores, el contraataque de once, un ejercicio del que se han escrito páginas y páginas, y que sirve para muchos objetivos en la cancha de basket. Hay muchas anécdotas curiosas con este ejercicio. A un entenador bastante conocido cuando yo empezaba a entrenar le apodaban “el once”, ya que todos los días hacía este ejercicio, en cualquier momento del entrenamiento. En mi caso, uno de los equipos que tuve la fortuna de entrenar, me pedía hacer ese ejercicio cada vez que estaba ese número de jugadores. Ahora que lo pienso, estoy convencido de que se ponían de acuerdo para ser 11 para los entrenamientos, ya que habitualmente teníamos 10 jugadores, pero siempre aparecía algún amigo de alguno para completar ese número. En mi proceso de adaptación al medio -contentar a los jugadores y sacar adelante las tareas que me interesa trabajar como equipo- desarrollé una serie de tareas adaptadas a nuestro juego a partir de la dinámica de este ejercicio.

El objetivo aquí es presentar diferentes situaciones a trabajar a partir de la dinámica de un ejercicio clásico.

 

SITUACIÓN 1: Contraataque de once.

 

A partir de la dinámica clásica del 3c2 mantenido me gusta trabajar las siguientes variaciones:

-Todos al rebote ofensivo, si el jugador/a que rebotea es atacante se suma un punto y sale con los dos pasadores.

- Sumar todas las acciones positivas: asistencias, canastas, rebotes y recuperaciones. Se juega hasta que la defensa rebotee o recupere, o consigamos canasta. Los dos defensores deben pelear por el balón que entra por el aro, ya que también suma punto.

 

SITUACIÓN 2: 2c2 más pasador. Juego de bloqueo indirecto.

Una de las situaciones que jugábamos era la entrada de nuestro 4 a poste bajo de lado balón, y un indirecto en lado contrario.

El contraataque de once nos permite jugar esta situación de 2c2. La opción más simple es que el jugador que rebotea -2- en la salida del contraataque sea el último en llegar y bloquee a 3, que se ha vencido al lado contrario. Se pueden dar muchas más situaciones en las que podamos trabajar el inicio de nuestro juego, indicando a los defensores, 4 y 5, sobre qué jugadores deben trabajar.

Como variación podremos convertirlo en 3c3, o simplemente hacer que uno de los jugadores que están en banda dificulten el pase de 1.

 

 SITUACIÓN 3: Bloqueo directo en transición

Directo transición

Una situación que se puede trabajar se muestra en el diagrama de la izquierda. El jugador que ha reboteado ha sido 3, que ha dado el pase de salida para 1. Así 1 y 2 jugarán el bloqueo en transición.

En esta situación los defensores, 4 y 5, deben trabajar desde media pista, y aquí introducimos las diferentes defensas que hagamos del bloqueo directo, teniendo en cuenta que la situación involucra a 5 jugadores, con lo que 3 podría ser una ayuda para ataque o para defensa, dependiendo de los objetivos que tengamos.

Se puede introducir a un pasador, 6 o 7, para completar el ejercicio en situación de 3c3.

SITUACIÓN 4: Entrada de interior a poste bajo y bloqueo indirecto (split)

Split 2

En el diagrama de la izquierda tenemos la entrada a poste bajo de lado balón, y en el segundo la situación de bloqueo entre exteriores.

Me interesa en este ejercicio la lectura de la defensa del bloqueo entre exteriores, para que 3 obtenga ventaja para finalizar o crear una ventaja para 2 cerca de canasta.

 

SITUACIÓN 5: 2 bloqueos en transición. Uso de pasadores.

Si utilizamos a los jugadores 6 y 7 como pasadores, podemos llevar a cabo diferentes situaciones, en este caso un 4c2 ofensivo, para lectura de una situación de bloqueo doble (stagger) en transición.

Definiremos un lado para comenzar el ataque, y defenderemos a los jugadores que están en posición frontal y ese mismo lado. Así trabajamos dos bloqueos para 2 (diagrama de la izquierda). Queremos que 2 saque una pequeña ventaja en el primer bloqueo que le permita buscar una finalización en el segundo. Podemos introducir al pasador del lado conrtario en la dinámica, bien para defender a 3 o para jugar una situación de 5c2.

 

SITUACIÓN 6: Juego de 3c3.

Ya en los ejercicios anteriores planteamos diferentes opciones donde introducir a uno de los pasadores, 6 y 7, en situaciones de ataque o defensa, sin romper la dinámica del ejercicio. En este caso uno de los pasadores se convertirá en defensor, y esto lo harán condicionados por la defensa de 4 y 5. Queremos a 4 sobre el balón y 5 defendiendo a uno de los otros atacantes, ajustando en función de las características de este. Así 7 saldrá en este caso a defender al otro.

Aquí podemos trabajar cualquier dinámica de 3c3, condicionando el juego en espacio, introduciendo a 6 como atacante-pasador-defensor, o con cualquier otro condicionante que queramos introducir.

 

Para mantener la continuidad de este ejercicio haremos que el otro pasador salga siempre en ataque, pero condicionando los otros dos jugadores con premio: el que anota, el que asiste, el reboteador,... según el énfasis que queramos poner en el ejercicio.

 

Marcos Vázquez, 2008